Eco-huerto

Para empezar el curso de la mejor forma posible, una de las claves es cuidar nuestra alimentación. Una forma sencilla de conseguirlo es cultivando nuestros propios vegetales. Siguiendo unos pasos podremos empezar a trabajar la tierra para conseguir los mejores tomates, lechugas o berenjenas, entre otros.

Si se tiene un pequeño jardín o patio, será muy fácil reservar una zona de tierra para el huerto. Aún así, si se tiene una terraza, también es posible tener un huerto propio gracias a las miles de mesas de cultivo que podemos encontrar en la red.

Lo primero que tenemos que hacer, es seleccionar donde va a ir nuestro huerto. Tanto si tenemos un jardín o utilizamos una mesa de cultivo, debemos elegir el lugar teniendo en cuenta 3 factores: que dé el sol, que podamos movernos cómodamente por alrededor y que podamos regar con facilidad.

Una vez delimitemos nuestra zona de trabajo, ya podemos empezar a trabajar la tierra. En el caso de tener una mesa de cultivo, directamente compraremos la tierra en cualquier tienda especializada, pero en el caso de crear el huerto en el jardín, deberemos empezar a remover la tierra para limpiarla de piedras y restos de otras plantas. Además, este proceso nos ayudará a ablandar la tierra, además de oxigenarla. Al limpiar la tierra, sólo nos quedará agregar un poco de abono o compost, creando una capa de entre 2 y 8 centímetros. Si os animáis, el compost lo podéis hacer vosotros mismo.

Ahora, es momento de plantar las semillas. Es importante que no las hundáis mucho en la tierra y que entre semilla y semilla haya una distancia considerable para que puedan crecer cómodamente. A partir de este momento, sólo cabe esperar y regar las plantas a diario, cuando el sol no caiga directamente en ellas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *